Stanley Bendelac

Siempre le fascinaron los coches y fue una marca de automóviles la que le puso en la ruta de los grandes publicitarios.

La pasión y la acción han sido los dos grandes pilares de su vida.

 Stanley Bendelac nació en Tánger y, como el dice, se hizo un hombre en París, donde estudió Administración de Empresas.

Desde muy joven presintió que su futuro iba a estar muy ligado al campo del marketing, la comunicación y al mundo del automóvil, del que era un apasionado seguidor.

A los 26 años se instala en Madrid para crear una agencia de promoción de ventas. Pero su objetivo era más ambicioso y tres años más tarde funda Delvico con un cliente que le sirvió para darse a conocer rápidamente: Citröen.

En 1982 pone en marcha el proyecto Central Media y poco después, en 1985, Delvico se incorpora al Grupo Bates, en el que Stanley desempeña importantes cargos en la organización de Bates Worldwide: Director Regional para el sur de Europa, Director General de Europa y África, Presidente de Bates Latinoamérica.

Su gran capacidad directiva le sirvió para reorganizar agencias del grupo en muchos países. Desde Finlandia hasta Sudáfrica, pasando por Argentina.

Empresario, dirigente y como buen publicitario también aplicó su talento creativo a la génesis de muchas campañas, logrando hacer inolvidables muchas de ellas.

La gente encantadora de Citröen, “Hacienda somos todos”  Hoy me siento Flex, Usa tus alas, Cueces o Enriqueces…. Exitosas acciones donde la inspiración de Stanley Bendelac estuvo presente.

Ha sido miembro de la junta directiva de la Asociación de Agencias de Publicidad y jurado de los más importantes festivales: Cannes, FIAP, Eurobest, Efi…etc.

Su vena literaria nos ha dejado dos buenos títulos: “Nunca tires la toalla” y “Lo importante no es como te caes sino como te levantas”.

Hoy  su conocimiento y experiencia en el mundo de la comunicación son valoradas herramientas al servicio de las empresas que asesora.